Un comentario

  • Hoy mismo me he enterado con mucha tristeza de la muerte este año de Don Antonio. Que Dios le tenga en su gloria, RIP,
    d. e. p.
    Le conocí hace ya algunos años. Su presencia
    Me hipnotizó. Era un Sabio humanista y preclaro, un científico transdisciplinar, con su idiosincrática prosopopeya. Un genuino hombre de bien y que me trató como un verdadero galeno como él. Me regaló un opúsculo sobre «El arte en la Reumatología», y en una carta entrañable en respuesta a mi solicitud, que aún conservo como oro en paño, me animo, deseando me lo mejor en el futuro. La pena que embarga es no poder haber dialogado con él antes de su óbito
    Le tendré siempre en el recuerdo. Pero velis nolis, sé que le volveré a ver en el Cielo

    Muchos abrazos para toda su familia, parientes y allegados. Javier Sebastián Mazana Casanova.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.