Un comentario

  • Estimada familia,

    He sabido por Natalia de vuestra terrible pérdida y quería transmitiros mi más sentido pésame.

    Ha sido un verdadero placer trabajar para nuestra querida Mari Ángeles, y sobre todo haberla podido conocer. Echaré de menos su humor, su vitalidad y su alegría… Mari Ángeles era una bellísima persona, con una calidad humana más allá de lo común, que lograba hacerse con el cariño de todos los que la rodeaban, ¡también el mío, por supuesto!

    Al igual que ella, yo también soy creyente, y oro porque estéis todos bien de salud y que podáis sobrellevar esta pérdida y etapa tan dura de la mejor manera posible. (Filipenses 4:6, 7).

    Recibid por favor, un abrazo muy fuerte de mi parte. Con mucho cariño,
    Idoia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.