2 comentarios

  • Antonio Carballo Couñago

    Querido maestro Rafael, se que no podrás leer esto, o si…, siento enormemente tu pérdida. Para mi ha sido un honor tratarte. He aprendido mucho de ti y contigo. Nunca olvidaré tu verbo fluido y tu fina ironía en tus encendidas defensas de nuestra profesión.
    Me quedan tus publicaciones y la impagable satisfacción de haberte conocido.
    Descansa en paz amigo.

  • Francisco de Asís Rodriguez

    Querido Rafael, te has ido con los deberes hechos aunque la meta deseada aun no haya sido alcanzada. Te prometo que pondré toda la ilusión y empeño, para que desde ahi observes y animes. Sigo en el empeño, y se que la tenacidad y la fe, mueve montañas.
    Te brindaré los éxitos y asumiré los fracasos.
    Un abrazo y descansa en la Paz del Señor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *