Un comentario

  • Juan José Pérez y Pilar Sánchez.

    Tanto mi esposo, como yo, sentimos tan grande pérdida, hemos tenido el gusto de conocerlo y tratarlo por largo tiempo, su inesperada perdida nos ha resultado en tristeza.
    Para nosotros que tuvimos el privilegio de conocerlo y tratarlo ha sido un desenlace inesperado.
    Deseamos hacer llegar a sus familiares y allegados nuestras condolencias, y un enorme deseo de consuelo.
    La esperanza que tenemos como cristianos nos da ánimo para que en un futuro cercano volvamos a reencontrarnos, tal como se nos promete bajo la esperanza de resurrección.
    Que Dios le dé un descanso merecido, y que lo tenga en su memoria, para cuando lo llame por su nombre obtenga el galardón de vida eterna.
    Descanse en paz y nuestras condolencias a sus allegados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.